El otro día en vacaciones encontré en casa de mis padres un CD. Sólo existe una copia, contiene premezclas alternativas de mi primer disco que no se usaron finalmente. Recuerdo que a mi Editorial no le gustó esta mezcla. «Demasiado exagerado el efecto de la voz, chaval» dijeron. Ahora podéis disfrutarla 8 años después 😉